UT-UFFUnidad de Funcional y Femenina

En la unidad de Urología funcional femenina se abordan diferentes patologías urológicas que requieren una atención especializada como son la existencia de trastornos funcionales que asocian incontinencia urinaria, alteraciones en el vaciado vesical, prolapso de órganos pélvico e infecciones de urinarias de repetición.

Para ello contamos con profesionales con alta experiencia en el campo y que colaboran de forma activa en elaboración de protocolos de diagnóstico y tratamiento de la incontinencia urinaria, con formación en centros de referencia a nivel europeo y colaboración en diferentes sociedades científicas como la Asociación Española de Urología y la European Association of Urology.

Para todas estas patologías disponemos de todos los medios para realizar un estudio completo y personal; y la capacidad de hacer un tratamiento individualizado incluyendo tratamientos innovadores como son las instilaciones endovesicales para regenerar la barrera de la mucosa vesical y de este modo disminuir la adherencia de bacterias a la misma. Además, también tenemos amplia experiencia en utilización de toxina botulínica, tratamiento mínimamente invasivo de la incontinencia urinaria y de la corrección de prolapso vaginal que puede tratarse quirúrgicamente mediante un abordaje robótico.

Infecciones urinarias

Las infecciones urinarias son el segundo motivo más frecuente de atención médica. Se estima que el 40% de las mujeres mayores de 18 años padecerán al menos una infección de orina. Entre los factores de riesgo de infecciones urinarias se incluyen las relaciones sexuales, la utilización de dispositivos intrauterinos (DIU), mujeres menopaúsicas y ciertas enfermedades como diabetes mal controlada.

La elección del tratamiento antibiótico en caso de infecciones urinarias requiere tener presente las resistencias existentes para asegurar la eficacia del tratamiento y suelen recomendarse tratamientos de corta duración. Aunque habitualmente las infecciones urinarias aparecen de forma aislada, hasta un de las mujeres experimentan infecciones urinarias de repetición. Hablamos de infecciones urinarias de repetición en casos que existan más de dos infecciones urinarias en seis meses o tres en el periodo de un año, siendo necesaria la confirmación con un urocultivo positivo. Aunque generalmente no se encuentran causas desencadenantes de infecciones urinarias de repetición, debe descartarse la existencia de anomalías anatómicas o funcionales del tracto urinario.

El tratamiento de las infecciones del tracto urinario incluye el tratamiento antibiótico de los episodios de infección urinarias junto con medidas preventivas para disminuir la aparición de recurrencias. Entre las medidas preventivas se incluyen aspectos conductuales como actuar sobre factores de riesgo, no retener la orinar y micción postcoital. Otras medidas sobre las que se han publicado estudios evaluando su eficacia son el tratamiento hormonal sustitutivo tópico en mujeres postmenopáusicas, profilaxis inmunoactiva, utilización de probióticos, derivados de arándanos, D-manosa e instilaciones endovesicales. Aunque los agentes antimicrobianos se han utilizado de forma preventiva de forma generalizada deben tenerse precauciones ya que pueden modificar la flora saprofita y asociar resistencias

Incontinencia urinaria y prolapso genital

La incontinencia urinaria se define como cualquier pérdida involuntaria de orina y supone un problema médico, social e higiénico que afecta de forma importante la calidad de vida. Se estima que afecta al 25% de la población, aunque en muchas ocasiones es una entidad por la que no se solicita atención médica por distintos motivos tales como vergüenza, pensar que es un proceso normal con la edad, pensar que no tiene solución… Sin embrago, actualmente existen cada vez más tratamientos disponibles para curar la incontinencia de orina o al menos mejorar la sintomatología y la calidad de vida.

Hay que diferenciar varios tipos de incontinencia de orina, siendo fundamental distinguir entre incontinencia de orina que coincide con los esfuerzos e incontinencia urinaria que se asocia a un deseo micción que no se puede retrasar y suele asociar micciones frecuentes tanto diurnas como nocturnas, este caso se denomina vejiga hiperactiva. Cada entidad va a tener un tratamiento específico ya que el mecanismo por el que se produce se relaciona ya sea con el esfínter urinario y el suelo pélvico o propiamente con la función vesical. En ocasiones, las pacientes también refieren bulto vaginal, esto es prolapso genital que puede aparecer asociado a incontinencia urinaria por debilidad del suelo pélvico.

Entre los factores de riesgo comunes se encuentran el parto, cirugías ginecológicas, obesidad… Para el tratamiento se indican en un primer escalón medidas generales como control del peso, adecuación de ingesta de líquidos, ejercicios físicos y ejercicios del suelo pélvico individualizados de acuerdo a la clínica de la paciente.

Vejiga Hiperactiva

En caso de vejiga hiperactiva-incontinencia de urgencia el segundo escalón es tratamiento farmacológico para en casos en los que no se consigue un control satisfactorio de los síntomas se pueden plantear tratamientos como la administración de toxina botulínica (BOTOX).

Se trata de un tratamiento realizado de forma de rutina por los miembros de la unidad de forma mínimamente invasiva y que ofrece buenos resultados en el control de los síntomas permitiendo suspender el tratamiento farmacológico crónico.

INCONTINENCIA URINARIA DE ESFUERZO

En caso de incontinencia de esfuerzo y prolapso genital se plantea cirugía para corregir los trastornos del suelo pélvico.

En nuestra unidad realizamos un estudio detallado de las pacientes con incontinencia y prolapso genital y ponemos a su disposición los distintos tratamientos y estrategias preventivas incluyendo medidas rehabilitadoras del suelo pélvico junto con cirugía mínimamente invasiva de la incontinencia urinaria y correctora del prolapso de órganos pélvicos utilizando de forma individualizada las distintas maniobras de tratamiento con bandas suburetrales, sling ajustables o esfínter urinario artificial.

SÍNDROME DOLOROSO PÉLVICO

Los cuadros de dolor pélvico suponen una patología que requiere un abordaje con especialistas en el ámbito, requiriendo un estudio y tratamiento individualizado. Para ello disponemos los instrumentos para un diagnóstico de detallado y plantear un manejo con las diferentes estrategias disponibles incluyendo terapia farmacológica, instilaciones endovesicales y toxina botulínica.

Tratamientos endovesicales
(Toxina botulínica e instilaciones)

Los tratamientos endovesicales permiten el tratamiento de diversas patologías funcionales urinarias. Entre ellos destacan la administración de toxina botulínica que permite tratar la incontinencia urinaria asociada a urgencia miccional, mediante una terapia poco invasiva. La toxina botulínica también se emplea en otros trastornos urológicos como determinados síndromes dolorosos vesicales.

Por otro lado, el tratamiento endovesical es eficaz en el tratamiento de patologías vesicales que asocian dolor y cuadros inflamatorios a este nivel con la intención de ayudar a regenerar la capa protectora de la mucosa vesical, que puede estar afectada por diferentes procesos infecto-inflamatorios.

Ir arriba