Unidad de cirugía mínimamente invasivaUnidad de Uro-Oncología

Se conoce como cirugía mínimanente invasiva al conjunto de abordajes quirúrgicos que minimizan o evitan las incisiones en la piel de paciente que son necesarias con la cirugía abierta o convencional. Con ello se consigue reducir el dolor postoperatorio, el riesgo de sangrado, el riesgo de infección y la estancia hospitalaria, así como mejores resultados estéticos y una más pronta reintegración en las actividades de la vida diaria.

Para llevar a cabo este tipo de cirugía son necesarios monitores, ordenadores, ópticas y otros materiales específicos de cada cirugía. El constante desarrollo tecnológico ha supuesto la proliferación y modernización constante del material empleado.

Siguiendo nuestra filosofía tenemos incorporado a nuestro arsenal terapeútico todas estas opciones y estamos continuamente buscando las novedades y adquiriéndolas para poder ofertárselas a los pacientes que creemos se pueden beneficiar de ello.

Cirugía laparoscópica

Consiste en la introducción del instrumental quirúrgico en el abdomen a través de pequeñas incisiones cutáneas (entre los 5 y 10 mm). Para llevarla a cabo se precisan: una óptica, que se introduce en el abdomen del paciente, conectada a una pantalla, y un insuflador de CO2 para distender el abdomen, separar los diferentes órganos y conseguir espacio para las maniobras quirúrgicas.

En nuestra unidad se llevan a cabo todas las cirugías urológicas descritas mediante este abordaje:

  • Prostatectomía radical laparoscópica.
  • Nefrectomía radical laparoscópica.
  • Nefrectomía parcial laparoscópica.
  • Cistectomía radical laparoscópica.
  • Colposacropexia laparoscópica.
  • Adenomectomía laparoscópica.
  • Suprarrenalectomía laparoscópica.
  • Linfadenectomías laparoscópicas.

Nuestra unidad dispone de cirujanos acreditados y expertos en cirugía robótica y cirugía laparoscópica.

Cirugía robótica

La cirugía robótica ha supuesto una revolución. Consiste en la utilización de un robot que posee unos brazos a los cuales se acopla el instrumental necesario y una óptica que se introduce en el paciente a través de mínimas incisiones. El robot es controlado por el cirujano que opera desde una consola. Aporta visión en 3D al cirujano, que es quien maneja la cámara, aporta mayor grado de movilidad, elimina el temblor, aporta una posición ergonómica etc.

En resumen, mejora la visión, precisión y control las habilidades del cirujano. En un inicio se desarrolló para poder intervenir a soldados norteamericanos heridos, por cirujanos que estuvieran a miles de kilómetros. Actualmente la cirugía robótica se emplea en todos los países desarrollados y el número de procedimientos aumenta día a día (por ejemplo, en EEUU la cirugía laparoscópica es anecdótica en favor de la cirugía robótica).

Nuestra unidad dispone de cirujanos acreditados y expertos en cirugía robótica, pudiéndose realizar los mismos procedimientos que con cirugía laparoscópica.

Ir arriba