Láser Verde

Las características de longitud de onda de este láser hacen que sea el ideal para vaporizar tejido: se fulgura tejido del adenoma prostático para abrir un canal de paso a su través, así se permite que la orina discurra de nuevo sin dificultad.

1. Vaporización

Para vaporizar es el láser ideal.

Sólo debería ser empleado en próstatas de pequeño-mediano tamaño, es decir 60-80 gramos como máximo.

Ventajas

  • Fácil de aprender.
  • Seguro.

Desventajas

  • No puedo tratar próstatas de tamaño medio-grande.
  • Las recidivas: al dejar tejido adenomatoso, y no extirparlo en su totalidad, puede presentar crecimiento del tejido que se deja residual en el devenir de los años, y que regresemos a la posición de partida: la obstrucción.
  • No dispongo de anatomía patológica (pues fulgura el tejido).
  • No puedo tratar piedras concomitantemente.
  • No puedo tratar estrecheces de uretra concomitantemente.
  • No puedo tratar tumores vesicales concomitantemente.

2. Enucleación del adenoma

La enucleación del adenoma debería ser la técnica que todos intentásemos realizar, pues es la técnica en la que extraemos todo el tejido prostático y se consigue la mayor desobstrucción (mimetizamos la cirugía abierta). El láser verde se creó y desarrolló para vaporizar, no para enuclear. Las limitaciones que le ocasiona frente a otros láseres el vaporizar frente a enuclear, ha llevado a que se inicie la enucleación mediante este láser. Enuclear consigue siempre los mismos o mejores resultados funcionales que vaporizar.

Para enuclear no parece el láser más adecuado, pues produce un disparo lateral que dificulta la enucleación, este hecho puede llevar a realizar más tensión en el momento de la enucleación con posibles secuelas de estenosis uretrales y/o incontinencia urinaria (no se dispone de evidencia científica a este respecto).

Ir arriba