Ondas de choque para la Disfunción Eréctil

ondas-choque-impotencia

Las ondas de choque se han posicionado como el tratamiento de elección para la Disfunción Eréctil leve o moderada, sobre todo de carácter vascular. «Esta técnica constituye una de las pocas alternativas de tratamiento curativo para los problemas de erección», afirma el Dr. Manuel Alonso, especialista de la Unidad de Andrología de Urología Tratamiento.

Las ondas de choque se llevan utilizando desde hace tiempo en Urología, sobre todo para el tratamiento de la litiasis. Este mismo principio físico, pero con ondas de choque de baja energía y alta frecuencia, es el que se utiliza ahora en el tratamiento de la impotencia.

¿En qué consisten las ondas de choque?

El mecanismo principal por el que actúan las ondas de choque es la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tejido eréctil y la potenciación de la relajación del endotelio vascular. «Éstas se aplican primero en la parte superior del pene y después por debajo del escroto donde está la raíz de los cuerpos cavernosos para cubrir totalmente la longitud del tejido eréctil», explica el Dr. Alonso.

El tratamiento ha de fraccionarse en varias sesiones:

  • Las sesiones tienen una duración de 30 minutos.
  • La frecuencia de cada sesión es una vez por semana.
  • La duración del tratamiento es de 4 a 6 semanas.

¿El tratamiento con ondas de choque es doloroso?

  • El tratamiento es indoloro y no requiere ningún tipo de analgesia o sedación.
  • No es necesario ingreso ni periodo de observación tras cada sesión. 
  • El paciente llega a la hora de la cita, se le aplican las ondas y puede marcharse a casa.

¿Quién es buen candidato para someterse al tratamiento?

El tratamiento con ondas de choque es beneficioso en la disfunción eréctil de origen vascular, es decir, cuando están dañadas las arterias del pene debido a los factores de riesgo vascular (tabaco, hipertensión, colesterol, diabetes, obesidad, sedentarismo y estrés). Todos estos factores producen arteriosclerosis estrechando las arterias de todo el cuerpo, incluidas las del pene. 

No se recomienda en los siguientes casos de disfunción eréctil:

  • De origen neurológico. Por ejemplo, lesiones medulares.
  • Hormonal. Por déficit de testosterona.
  • Por fuga venosa.
  • De origen psicológico. Varones jóvenes con mucho componente de ansiedad de rendimiento sexual. 

Tampoco cabe esperar mejoría si se trata de un caso muy severo sin respuesta a fármacos orales. Aunque sea pequeña, la respuesta es un buen indicador de que existe tejido eréctil viable y potencialmente mejorable. 

¿Qué resultados se obtienen con las ondas de choque?

En el caso de la disfunción eréctil y según el grado de gravedad inicial, la mejoría clínica de los pacientes puede consistir en tomar menos dosis de fármacos orales e, incluso, dejar de tomarlos, además de poder pasar de ser mal respondedor a fármacos orales a ser buen respondedor.

Tasa de respuesta al tratamiento

Cuando los estudios evalúan estos beneficios muestran tasas de respuesta positiva al tratamiento con ondas de choque del 75-80%. Esta respuesta se mantiene a los 6 meses del tratamiento, es decir que «la mayoría de los pacientes mejoran significativamente sus erecciones y lo hacen de forma mantenida a medio plazo», concluye el Dr. Alonso

Ir arriba