Incontinencia urinaria y calidad de vida

perdida-de-orina

La incontinencia urinaria es una patología urológica que afecta a más de seis millones de personas en España y que deteriora su calidad de vida. Sin embargo, sólo un 28,4% de quienes la padecen consulta con los especialistas, mientras que únicamente el 16,7% recibe tratamiento. ¿Las principales razones? La vergüenza, el pensar que no tiene importancia, o el creer que es un proceso normal de la edad.

Por ello, y con motivo de la Semana Mundial de la Continencia, desde Urología Tratamiento queremos recordar la importancia de acudir a un urólogo.  Es necesario librarse del estigma social que rodea esta enfermedad y permitir al especialista evaluar la situación en profundidad para que pueda ayudar al paciente con el tratamiento específico que necesita.

Prevalencia y tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria tiene una prevalencia media estimada del 24% en mujeres, aumentando al 30-40% en mujeres de mediana edad, y del 7% en hombres. No implica un aumento en la mortalidad de las personas que la padecen, pero sí deteriora sensiblemente la calidad de vida. Tal y como señala el Dr. José Medina Polo, especialista en la Unidad Funcional Femenina UT-UFF “la incontinencia limita la autonomía y reduce la autoestima”.

Esta patología puede clasificarse como incontinencia urinaria de esfuerzo, incontinencia urinaria asociada a un deseo miccional que no puede demorarse o una combinación de ambos.

Factores de riesgo y tratamientos

Entre los factores de riesgo asociados a la aparición de esta patología en mujeres se incluyen la edad, los embarazos y partos, la obesidad y las cirugías ginecológicas. “En los varones suele aparecer tras cirugía pélvica o prostatectomia radical como consecuencia de un cáncer de próstata”, afirma el Dr. Medina.

Tras el análisis de los factores de riesgo y la realización de un estudio detallado, se pueden plantear tratamiento individualizados. “Estos van desde tratamientos conservadores como la rehabilitación, pasando por el empleo de toxina botulínica hasta la cirugía con material protésico”, explica el Dr. Medina.

La pérdida involuntaria de orina supone, en definitiva, un problema médico, social e higiénico. Éste no debe afrontarse como proceso normal del aumento de la edad, siendo fundamental su abordaje por parte de un especialista.

Ir arriba