Detección precoz, clave en el cáncer de próstata

cancer-prostata

La detección precoz del cáncer de próstata es clave en la evolución y pronóstico de la enfermedad. Diagnosticarlo en una etapa temprana, no sólo nos ayuda a elegir las terapias más eficaces y adecuadas para los pacientes, sino también a conseguir unas tasas de curación más altas.

Diagnóstico del cáncer de próstata

Las revisiones urológicas suelen empezar a partir de los 45-50 años. “Normalmente los pacientes que acuden a consulta presentan síntomas urinarios como aumento de la frecuencia urinaria o porque se levantan por la noche a orinar”, explica el Dr. Javier Feltes. Estos síntomas bien pueden ser de la patología prostática benigna. No obstante, tal y como señala el Dr. Feltes, “se aprovecha estas consultas para iniciar el estudio de la detección precoz del cáncer de próstata”.

Una de las pruebas más conocidas a realizar es la medición de los niveles de PSA. “El PSA es una proteína que medimos en la sangre de los pacientes y que se produce únicamente en el tejido prostático. Pese a no ser ‘cáncer-específica’, la empleamos como marcador tumoral y se ha convertido en una herramienta imprescindible en el diagnóstico precoz”, afirma la Dra. Raquel Sopeña. Sin embargo, tal y como indica la Dra. Sopeña, “un PSA elevado no es sinónimo de cáncer de próstata. Un PSA alto puede ser señal de otras patologías como la hiperplasia benigna de próstata, infecciones o prostatitis”.

Ante la sospecha de cáncer de próstata, la primera prueba que definen las guías a realizar para su diagnóstico es una resonancia magnética multiparamétrica de próstata. “En la resonancia lo que vamos a ver es si existen zonas sospechosas de ser un cáncer de próstata», señala el Dr. Borja García Gómez. «Con los sistemas de fusión, además, se puede realizar una biopsia tanto dirigida a la zona sospechosa, como aleatoria del resto de la próstata, lo que nos permite obtener un diagnóstico mucho más certero y preciso”, explica el Dr. García Gómez.

La biopsia prostática por fusión es una técnica en la que se fusionan las imágenes de la resonancia que el paciente se ha realizado previamente con las de la ecografía realizada en quirófano. «La técnica de fusión de imágenes nos permite dirigir las biopsias, guiados por la ecografía, hacia las áreas sospechosas de la resonancia», indica el Dr. Juan Justo. «Gracias a la biopsia prostática por fusión elevamos la tasa de detección de cáncer de próstata clínicamente significativo y, además de disminuir el riesgo de infecciones de la próstata, eliminamos las rectorragias al poder realizar las biopsias por vía perineal», añade el Dr. Justo.

Tratamiento del cáncer de próstata

Según el estado evolutivo de la enfermedad, así como la agresividad del tumor, podemos emplear diversos tipos de tratamiento. “A las herramientas clásicas que teníamos de cirugía, haciendo prostatectomía radical y radioterapia (externa o mediante braquiterapia), hemos incluido otras modalidades de tratamiento”, explica el Dr. Javier Romero-Otero.

“En pacientes seleccionados, que tengan un tumor de bajo grado, podemos utilizar la vigilancia activa. Sólo trataremos en caso de detectar que la agresividad del cáncer está aumentando”, indica el Dr. Romero-Otero. La terapia focal, una técnica mínimamente invasiva, permite tratar sólo la zona tumoral. De esta manera, se consiguen los mismos resultados oncológicos que con otras terapias, pero con mínimas secuelas funcionales.

La Unidad de Cáncer de Próstata de Urología Tratamiento cuenta también entre sus tratamientos con la cirugía robótica. «Con el robot Da Vinci conseguimos minimizar las secuelas de esta intervención con menos sangrado, menos estancia hospitalaria y una recuperación más rápida del paciente», afirma el Dr. Romero-Otero.

Cuando la enfermedad se encuentra en un estadio inicial, los pacientes no suelen presentar ningún tipo de síntomas, de ahí la importancia de acudir a realizarse revisiones periódicas. No lo dude y pida cita con su urólogo de referencia.

Ir arriba