Cómo proteger la fertilidad masculina

proteger-fertilidad

La calidad del semen, y por consiguiente la fertilidad masculina, se puede cuidar o proteger siguiendo una serie de recomendaciones como las que enumera el Dr. Manuel Alonso, especialista de la Unidad de Andrología de Urología Tratamiento:

  1. Evitar el sobrepeso. El aumento en el índice de masa corporal (IMC) está asociado con la disminución en el recuento y el movimiento de los espermas.
  2. Dieta variada y sana. Las frutas y verduras, ricas en antioxidantes, pueden ayudar a mejorar la salud de los espermas.
  3. Evitar el sedentarismo. La actividad física moderada puede aumentar los niveles de enzimas antioxidantes, evitando los errores genéticos en los espermatozoides.
  4. Evitar el estrés. El estrés puede perjudicar la función sexual e interferir con las hormonas necesarias para producir esperma.
  5. Protección frente a enfermedades de transmisión sexual (ETS). Las enfermedades de transmisión sexual, como la clamidia y la gonorrea, pueden causar infertilidad en los hombres. Para protegerte usa un preservativo cada vez que tengas relaciones sexuales si no es una relación mutuamente monógama con una pareja no infectada.
  6. No fumar. El tabaquismo en el hombre puede disminuir su recuento de espermatozoides.
  7. Limitar el consumo de alcohol. El consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede disminuir la producción de testosterona y espermatozoides, y puede generar impotencia. Si bebes alcohol, hazlo con moderación.
  8. Consulta con tu médico sobre los medicamentos. Los bloqueadores de los canales de calcio, los antidepresivos tricíclicos, los antiandrógenos, entre otros medicamentos, pueden contribuir a los problemas de fertilidad. Los esteroides anabólicos pueden tener el mismo efecto.
  9. Evitar la exposición a toxinas. Los pesticidas, el plomo y otras toxinas puede afectar la cantidad y la calidad de los espermatozoides. Si se debe trabajar con toxinas, hay que minimizar el riesgo haciéndolo de manera segura.
  10. Evitar el calor escrotal. El aumento de la temperatura del escroto puede dificultar la producción de espermatozoides. Aunque aún no se han probado por completo los beneficios, usar ropa interior holgada, reducir el tiempo sentado, evitar saunas y jacuzzis, y limitar la exposición del escroto a objetos cálidos, como una computadora portátil, pueden mejorar la calidad de los espermatozoides.
¿De qué manera influye la actividad sexual en las probabilidades de fecundar?

Un estudio español, publicado en Fertility and Sterility, concluyó que, si los ciclos de abstinencia eyaculatoria se acortaban, se reducía la proporción de espermatozoides con ADN fragmentado. Si se transmite ese tipo de ADN, se acrecienta el riesgo de pérdida del embrión. “Mantenerse sexualmente activo y aumentar la frecuencia eyaculatoria, mediante la masturbación en solitario o manteniendo relaciones sexuales en pareja, aumenta la calidad de los espermatozoides”, afirma el Dr. Alonso.

Relación entre embarazos de padres mayores y problemas en el feto

El daño en el material genético contenido en los espermatozoides también se incrementa con la edad y puede ser causa de enfermedades en los hijos. Tal y como concluye el Dr. Alonso, “estudios genéticos en grandes poblaciones han demostrado que los hijos nacidos de padres de edad avanzada presentan más anomalías (autismo, esquizofrenia y otros problemas) que los nacidos de padres jóvenes”.

Ir arriba