Biopsia Fusión

El diagnóstico del cáncer de próstata (CaP) se ha basado clásicamente en la determinación en sangre del valor de PSA y de la realización de un tacto rectal.

Cuando uno de estos dos parámetros era anómalo, se indicaba la realización una biopsia aleatorizada de la próstata por vía transrectal, en la que se tomaban habitualmente entre 8 y 16 muestras. Pese a que la aguja de biopsia era guiada con la ecografía transrectal, no se trataba de una biopsia dirigida a determinadas áreas sospechosas.

Esta práctica clínica, aunque extendida en todo el mundo, ha llevado a un sobrediagnóstico sobretratamiento  dado que al no disponer de un mapa auténtico de la afectación tumoral de la próstata, no se podían identificar los pacientes con tumores muy poco agresivos, que dejados a su evolución natural no iban a poner en riesgo su vida y en lugar de ser tratados solo requerirían seguimiento.

Por este motivo, en los últimos tiempos, ha cambiado el proceder diagnóstico.

Cuando se produce una situación clínica de sospecha de CaP (PSA elevado), se realiza una resonancia magnética multiparamétrica (RMmp) de la próstata. Esta prueba de imagen requiere disponer de un equipo de resonancia de alta potencia, con  un mínimo de 1,5 teslas, y una alta especialización y entrenamiento de los radiólogos que la realizan e informan.

La RMmp nos arroja información muy precisa sobre áreas sospechosas de tratarse de un CaP, que no consiguen otros estudios de imagen.

Al mismo tiempo, diversos estudios han demostrados que los tumores que detecta son clínicamente significativos.

De esta manera en caso de haber tumor que no es detectado con esta técnica, los esperable es que se tratada de un tipo de bajo riesgo, evitando por tanto el sobrediagnóstico y sobretratamiento.

La sucesivas revisiones establecerán si en un momento determinado procede actuar o no, dada la habitual lenta evolución de este tipo de tumores.

Biopsia de Fusión

Con la información de la RNM, gracias a un Ecógrafo dotado de un software especial, podemos fusionar la imagen de la RNM con la del ECO y realizar biopsias selectivas de las zonas identificadas como susceptibles de haber tumor. Esta biopsia se realiza vía perineal, siendo más seguro, más preciso y menos molesto. Así pues estamos hoy en disposición de hacer un tratamiento «a la carta» con las dos herramientas de que disponemos ya: RMN-MP y Biopsia de Fusión.

Ventajas

Desventajas

Ir arriba